La gran jácena


Quitamos la gran jácena que quedaba en el salón y, de repente, el espacio se vió el triple de grande. La cortamos con un pequeño serrucho.

Mucho se puede hacer sin electricidad.

Acordamos que si los romanos fueron capaces de construir el Acueducto de Segovia sin maquinaria nosotros debíamos ser capaces de cortar el grueso madero con nuestra segueta.

La paciencia de Mateu fue la que lo hizo posible. Yo me metí en la cocina a preparar la comida nada más sacarme una foto como serrando la viga.